martes, 3 de junio de 2008

Y el porno os hará libres…

Pocos mensajes han sido más re-enviados y más leídos en Colombia que el que circuló durante las primeras semanas de abril sobre Ana Karina Soto. Bueno, para ser más precisos, sobre las fotos + video porno casero de Ana Karina Soto.

A mí personalmente lo que me ofendió de este mensaje fue que, habiendo “fotos events parche 005.jpg” y “fotos events parche 007.jpg”, es claro que había por lo menos siete fotos. ¿Dónde están las otras cinco? Ya armado el escándalo, pues de una vez debieron armarlo con todos los datos necesarios para poder opinar informadamente, ¿no?

Pero bueno, lo curioso del asunto no fue que se hubiera violado la intimidad de la susodicha, sino que ella hubiera creído que al mensaje dejaría de prestársele atención negando que la de las fotos fuera ella. Seamos francos: a uno le queda la duda de si las fotos no serían un montaje malintencionado con PhotoShop, pero es que el video no deja lugar a dudas, literalmente, porque los muestra todos. ¿Qué cree que ganaba ella con eso? Si se hubiera quedado calladita, ahora sería conocida simplemente como la presentadora que tuvo relaciones sexuales prematrimoniales (como la mayoría de los colombianos). Ahora, además de eso, quedó como una mentirosa, falta de carácter y además no muy inteligente.

Obvio que ella no contaba con que algo íntimo se fuera a hacer público, pero si ya otro tomó esa decisión por ella, pues por lo menos pudo haber reclamado su derecho a hacer lo que le venga en gana en su vida privada. Como lo veo yo, lo grave no es que la gente se grabe o sea grabada en su intimidad, sino que la gente no sea consecuente con sus acciones. En últimas los valores que tenemos en más alta estima (responsabilidad, disciplina, libertad) dependen de que seamos capaces de comportarnos en privado de la misma forma como aparentamos en público. Pero si nos comportamos “bien” en privado sólo por miedo a que nos estén observando, pues no tiene chiste la tal responsabilidad y la libertad no existe porque no escogemos qué queremos hacer sino que hacemos lo que nos toca.

Hay quienes creen que si todo el mundo fuera monitoreado, no habría terrorismo, ni delincuencia, ni corrupción. Mejor dicho, un mundo una chimba mejor que la primera versión de Matrix que diseñó el Arquitecto. Pero yo creo que sería un paliativo para los síntomas, no para la enfermedad. Sofocar la privacidad trae dos problemas evidentes: el desestímulo a la diferencia y la inevitable corrupción. En primer lugar, para que la sociedad evolucione se necesita que los mutantes prueben soluciones innovadoras a los problemas, porque si todos nos comportamos de acuerdo con el mismo patrón, la debilidad de uno sería la debilidad de todos. Y en segundo lugar, ¿quién define el patrón de modelo para nuestro comportamiento? Si se necesita que alguien defina el patrón y vigile que se cumpla, ¿quién vigila al vigilante?

Creo que quien mejor retrató esta situación fue Benjamín Franklin: "Sell not virtue to purchase wealth, nor Liberty to purchase power"... Bueno, tal vez no la retrató tan bien después de todo, pero la que sí le pegó es esta otra versión de la frase que suele atribuírsele: "People willing to trade their freedom for temporary security deserve neither and will lose both" (quienes cambian su libertad por una seguridad a corto plazo no merecen ninguna y perderán ambas).

Bien, Ana Karina logró llevarnos bastante lejos. Tal vez hasta deberían darle un premio por abrirnos los ojos. Yo me conformo con que me manden las cinco fotos que nos deben.

5 comentarios:

Ponette dijo...

Pero me encanto tu postura frente a hecho tan totalmente relevante por estos días. Lo que yo sentí sinceramente es no quiero ver… eso es como meterme en la intimidad del otro y pues pesar de “tanto sentimiento” expuesto. Estoy completamente de acuerdo… con tu postura de no ser consecuente con sus acciones. Me parece muy normal esos juegos de pareja, como digo yo, ya estamos muy grandes pa ponernos con guevonadas. Ella es una mujer adulta y vera que hace con su vida. Pero esa mojigatería de “yo no fui” “era otra que no soy yo…” no me sorprendería incluso que fuera un negocito del tipo Paris Hilton y Pamela Anderson y muchas otras personas astutas que han engordado sus cuentas bancarias con estos videitos. Si uno no tiene muchas cualidades mentales y espirituales tiene que agarrarse de lo que Dios le dio…

HECTOR MESA dijo...

Que más podriamos esperar de una niña como ana Karina, si es de las que no ve más alla de sus narices o mejor, tetas.

Respecto a la idea de monitorear permanentemente la sociedad para "evitar" la inseguridad, eso es muy relativo, como decis, creo que eso genera control y ese control es un poder en manos e algunos, se convierte finalmente en riesgo para la mayoría, en corrupción.

Sama dijo...

Entiendo que un personaje de la vida pública como ella, se haya sentido intimidado por los medios y haya preferido mentir antes de aceptar una práctica tan común hoy en día, como lo es grabar videos privados sosteniendo relaciones sexuales.

La sociedad colombiana aún es muy morronga y mojigata, y siempre condena de acuerdo con quien no haya caído dentro del ruedo y, por tanto, le de un supuesto derecho a juzgar. Órganos tan tradicionalistas como las instituciones religiosas, la familia, el trabajo, entre otros, son inquisidores e incluso, se alimentan de estos episodios por no tener muchas veces otro sentido de existencia.

A pesar de todo, concuerdo con que la verdad es liberadora y es el pequeño paso con el que logran redimirse quienes caen en el centro de la controversia. No es que vayamos todos a ventilar nuestras intimidades, pero si a ser responsables de nuestros actos.

Los lentes de los móviles con cámara se han convertido en nuestra ventana indiscreta virtual contemporánea, donde es el objeto del deseo quien ahora asoma su cabeza en nuestra habitación.

El Marqués de Carabás dijo...

En el libro "1984" se presenta a la figura de El Gran Hermano, como el omnipresente en todas las intimidades de los individuos. Interesante conocer el desenlace del mismo.

Es verdad, se necesita ser sensato para continuar adelante, independientemente de lo que uno haga o deje de hacer. El que otros lo juzguen no desvaloriza nuestros actos. Cada quien ve según sus prejuicios.

Paradoja Humana dijo...

Yo ni sé quién es ana Karina Soto, simplemente no la ubico, si me pasa por el lado en la calle no me entero pero bueno, el asunto de los videos privados es delicado, por eso creo que es mejor que la vieja siempre se quede con ellos, porque así se asegura de no pasar por estas y pues que se gocen entre los dos la filmación mientras están juntos.
La privacidad es más que un derecho una necesidad por eso tampoco comparto la idea de la auditoría hasta allá.