domingo, 8 de mayo de 2011

Proyecto Wonder Woman

El objetivo del proyecto era reproducir una bellísima ilustración de Roberto Campus, que retrataba a la hija de Hipólita como una chica de calendario (pin up girl). La técnica fue lápices de colores sobre cartulina durex blanca. A continuación el proceso completo:

1) Escala y contorno (outline).

Como la superficie es bastante grande (70cm x 140 cm) para asegurar que se mantuviera la proporción del dibujo original dibujé una escala general para el cuerpo y otra más detallada para la cabeza. Con esa base dibujé el controrno de la figura.
  

2) Pintar la ropa y el pelo

Como se trataba de usar lápices de colores, comencé por las parte del dibujo que requieren colores más vivos u oscuros. En este punto me di cuenta de que la cartulina era muy delgada y la textura de la pared en la que estaba apoyada se estaba traspasando a la superficie coloreada. Reforcé el respando de la cartulina con papel periódico y efectivamente se suavizó la textura del coloreado. En este punto también entendí a las malas que un color claro se puede oscurecer, pero que es muchísimo más difícil aclarar algo que ya se pintó con un color oscuro. Punto para la pintura con vinilos.


3) Piel

A diferencia de la ropa, donde el coloreado es más bien uniforme con algunos degradados para simular volumen con sombras y reflejos, la piel requiere un cuidado especial. Como los colores no son tan vivos, hay que aplicar el color con poca presión para que en combinación con la superficie blanca simulen el tono claro de la ilustración original.


4) Cabeza y contorno

Después de muchas semanas de cobardía, por fin reuní el coraje para pintar la cara. Como había descubierto antes, si me equivocaba con algún trazo o sombra, ya después es muy difícil aclarar el color en la superficie. La preocupación no era gratuita, ya que aunque el cuerpo tenía algunos detalles caricaturescos, si la cara es lo suficientemente convincente, todo el dibujo mantiene la ilusión de realismo. Al contrario también funciona: no importa qué tan realista sea el cuerpo, si la cara no es convincente, la figura completa parecerá una de las que adornan los muros de Condoricosas.

También en este punto dibujé pinté las superficies metálicas del traje (brazaletes plateados, peto, diadema y fajín dorados). En la ilustración original habían reflejos bastante complejos y opté por una versión mucho más simple, sugiriendo solamente volumen con sombras pero sin reflejos metálicos.

Así mismo, usé el tono más oscuro de cada parte del cuerpo y de la ropa para dibujar el contorno y ayudar a que la figura se destaque del fondo blanco.


5) Pelo y difuminado de colores

Para mantener la ilusión de brillo a pesar de lo negro del pelo, conservé algunos mechones en diferentes tonalidades de azul, mientras cubrí el resto con lápiz negro y gris oscuro.

El toque final para la piel fue el difuminado de colores en las diferentes superficies usando un algodón muy ligeramente humedecido con aceite. De esta manera la diferencia entre los diferentes tonos usados para sugerir volúmenes adquieren una apariencia más suave.


6) Lazo

Aunque la idea inicial era reproducir la ilustración original de Roberto Campus, opté por adaptar algunos aspectos como el lazo, que es mucho más grueso (como un látigo) y se descuelga hasta el suelo. Lo pinté con  resaltador fluorescente amarillo para simular el brillo del látigo del personaje original.

3 comentarios:

Isabella dijo...

El algodón es el mejor amigo.
Espero que sigas haciendo muchas ilustraciones más.

Anónimo dijo...

buenisimo el ejercicio, te felicito, percibo que has ganado cantidades a la hora de acercarte a las mujeres en este acto meditativo y creativo, en horabuena!y luego que mujer sigue? una bruja del bosque?
almaluz.

Licuc dijo...

Estoy con Almaluz. Capaz que aprendiste nuevas técnicas de coqueteo después de este ejercicio.
Y doy fe de que en vivo se ve MUY linda.