viernes, 18 de mayo de 2007

¡Jueputa, me robaron!

Aunque la cosa no fue grave ni me pasó nada, hoy tengo rabia porque me robaron.
          Esta mañana fui a denunciar la pérdida del celular de mi mamá y pegué para el Palacio de Justicia porque supuestamente allá es menos congestionado. Cuando llegué allá me dijeron que sólo recibían el denuncio si el celular se había perdido en un atraco. Como el aparato había sido dejado una noche cargando plácidamente en una oficina y algún alma caritativa lo rescató de su soledad, pues atraco-atraco no hubo. Simplemente se desvaneció sin dejar rastro, y pues entonces la vuelta no era en el Palacio de Justicia.
          Salí entonces a buscar la inspección de Policía más cercana, ubicada en plena “olla”, para poner el denuncio y con éste poder pedir reposición del celular.
          La vuelta fue rápida y me alegré de haber ido allá y no haber tenido que hacer las colas que me tocaron las veces que puse denuncios en años anteriores. Pero de camino otra vez a "la civilización" me dio por acortar camino por una calle de "la olla". Como precaución me guardé el reloj en el bolsillo, pero creo que con mis gafas oscuras y chaqueta colgada del maletín chillaba en medio de las calles sucias y la gente descalza y sin camisa que merodeaba por la calle. Yo creo que los vecinos pensaron que estaba pidiendo a gritos ser robado, y pues ellos no iban a caer en la descortesía de defraudarme... ¿qué iría a pensar la gente?
          En todo caso, creo que el papayazo les cayó tan de sorpresa que tres vecinos del sector se decidieron a "atenderme" cuando ya estaba a media cuadra de la avenida. Tres hijueputas negros me salieron por detrás con un "no te movás y bajate de la plata ". En ese momento no pensé en que me pudiera pasar algo y menos en apegarme a lo poco que llevaba encima. Lo que me emputaba era la trágica ironía de haber ido a la inspección de Policía porque el celular se había perdido y no robado, para tener que volver minutos más tarde con el rabo entre las piernas diciendo " me atracaron a dos cuadras de aquí ". Ni por el putas.
-  ¡¡¡¡Soltaaaaame hijuepuuuutaaaaaa!!!!
-  Entregá la plata.
-  ¿Cuál plata? ¡¡Soltame gran hijuepuuuuuuutaaaaaaa!!
          Me resistí tanto y los atracadores eran tan improvisados (uno de ellos era mujer) que logré arrastrarlos un par de metros hacia la avenida. Como estaban tan ocupados tratando de controlarme no lograron sacarme nada más que las gafas de sol, que cayeron destruidas al mugriento suelo. Tal vez temiendo que mis gritos atrajeran a los policías apostados a pocas cuadras, salieron corriendo cuando la vieja logró arrancarme algo. Me soltaron tan de repente que me fui de culo contra el piso. Agarré mi chaqueta y salí a la avenida con un trotecito que no quería parecer fuga pero que disimulaba muy mal los ríos de adrenalina que me pateaban las venas.
          El saldo: me arrancaron el llavero y perdí los lentes de sol. También estaba la montada que me iba a pegar mi mamá cuando se enterara (tenía que contarle porque necesitaba sus llaves para sacarles copia). Pero lo peor de todo fue reafirmar el prejuicio contra los negros pobres en carne propia. Por eso no me pidan que sea políticamente correcto, al menos no por hoy.

14 comentarios:

MAREÑA dijo...

De por Dios Andrés, por qué hiciste eso, bueno cada uno da lo que puede, qué susto, y bien merecido lo tienes por andar por esos lares, demos gracias que la punta de un cuchillo no te tocó porque otras serían las líneas de esta entrada, sólo por ahorrar tiempo, ahorraste?

K-milo dijo...

11avo mandamiento: No dar papaya...
Y ultimamente hay una categoria de "robo" muy especial en la cual se acercan a uno a pedirle una "colaboracion" para las autodefensas o la guerrilla. Obviamente como uno no es Chiquita Banana es mejor hacerse el loco en esos casos...

El Marqués de Carabás dijo...

La alegría de tu mamá por sólo sacar la copia de las llaves después de una experiencia como la tuya, no tiene comparación.

Gracias a Dios "contaste el cuento" en esta nueva entrada.

Jenny dijo...

Ahh Andrés,
Como que por estos días está de moda eso de los robos!!
A mi hermana y a mí nos pasó, en días diferentes...
Al menos estás sano y salvo...

Saludito

Kevin Castillo dijo...

Ja, ja, ja...
Mucha Gueva/Pelota, como se te ocurrio meterte por esa olla, te lo andabas buscando y te paso.
Exitos.

Andrés M. dijo...

Uy que mal... pues afortunadamente no te hicieron nada. Y como dice k-milo: papaya servida, papaya partida... papaya comida :-S

Y lo digo yo que también por dar papaya casi me roban el lunes en Sameco.

Saludos!

César Augusto López dijo...

Mezardo, muy de buenas hermano. pero eso fue por tu nuevo corte de pelo. Publicá la foto y te creo.

Volviendo a lo del robo, yo creo que lo más doloroso -para vos-, es que el dichoso llavero era de Coca-Cola.

Vladimir dijo...

Si, eso es un visaje.
Cuando a mi me robaron el carro de mi papá (a mano armada) hace como 10 años, toda la vuelta esa en el palacio de justicia no ayudó a que quedara menos ofendido.
Hay que verle de todos modos el lado postivo al asunto, pues la historia le da cosas a tu mamá y lectores que un llavero y unas gafas no habrían podido.

Vladimir dijo...

Pregunta: eso significa que las legiones romanas vienen belicosas el lunes?
Hierro?

paradox dijo...

Me alegra saber que estás bien, a pesar del dolor que han de haber experimentado tus petacas en la caída.
Les deseo mejoría y ya sabes, mejor llegar tarde que no llegar.

Andrés David dijo...

Ah, monsieur parece que tuviste tu momento Bruce Banner por zokete... y lo dejo así porque no voy a salarte más el orgullo herido. Eso si, un consejo: la próxima vez usa las garras... :D

Lully, reflexiones al desnudo dijo...

Lo positivo: Tu salud.
Negativo: La inseguridad ciudadana.
Recuerdo una compañera de trabajo de trabajo que la fueron a atacar, ella no tiene vehículo y estaba esperando el circular, se le acercó un sardino y le dijo que le diera todo el dinero, a lo que ella enojada contestó: "Cual plata, si la tuviera no estuviera aquí esperando bus, ya habría cogido un taxi". Fue tan sincera su reacción, que el sardino se fue de inmediato.

Ah!! te invito a conocer a un alegre Barranquillero, TURIN

MAREÑA dijo...

Me recuerda lully con su comentario, a mi madre que fue a pagar impuestos, sola, a pie y no encontró la dirección, alguien la seguía y le pidió el dinero, ella con su pelo blanco y la pupila húmeda, le dijo: Ayyy Dios no ve qué estoy perdida y sin un peso para llamar a mi hijo, más bien regáleme 200 pesos para una llamada y efectivamente el ladrón le regaló los 200 para la llamada.

Planet Reggae dijo...

Bueno, esto es la pura realidad en Colombia, es que solo le ven la cara a uno de ''Platudo'' y ya se le van encima... Esto solo pasa por la indiferencia que hay en latinoamerica, atracan porque necesitan de lo que atracan ya sea para gastarlo o venderlo. Todo es culpa de este gobierno tirano y mentiroso que tenemos que no mas llegaremos al 2010 y Uribito sera uno de los mas platudos de Colombia. Que lo atraquen a el, no a nosotros lo que nos ganamos la platica honestamente pa que otro muerto de hambre venga y no la robe.

Saludos desde Bogota