domingo, 10 de abril de 2011

En los zapatos de Superman

“¿Qué harías si tuvieras los poderes de Superman?” pregunta Lex Luthor. “Ayudar a la gente” le contesta sin dudarlo Clark Kent (obviamente). Pero ¿haríamos los demás lo mismo? “All-Star Superman (2011)” nos permite echar un vistazo a lo que harían otros personajes con poderes como los del hombre de acero pero sin el privilegio de haber sido criados en la granja de los Kent.

          Esta película es la décima de la serie de películas animadas “DC Universe” creadas por los estudios Warner Premiere, Warner Bros. Animation y la editorial DC Comics, entre las que está “Wonder Woman (2009)”. Nos cuenta la última gran aventura de Superman, quien decide confesarle su identidad de Clark Kent a Lois Lane. La desconfiada reportera, a pesar de todo, sospecha que el kriptoniano le oculta algo y no deja de preguntarse después de tantos años de novios para dónde va esa relación.

          Una de las cosas que más llama la atención de esta cinta es el interesante desarrollo que dan a Lex Luthor. Él está tan seguro de que la presencia de Superman es peligrosa para la autoestima de los seres humanos que está dispuesto a ser ejecutado con tal de saber que ha librado a la Tierra de un nocivo extraterrestre, legando el negocio de súper villano a su sobrina Nesthalthia, una adolescente que habla 30 idiomas y aspira a dominar al mundo.  Muy chévere el carácter que le imprime a Luthor la voz de Anthony LaPaglia (Jack Malone en la serie “Without a trace”).

          Una gran aventura llena de batallas con duros rivales, desde viajeros en el tiempo y kriptonianos renegados hasta un Luthor con súper poderes, pero también de difíciles decisiones que nos demuestra que la fortaleza del hombre de acero no radica en sus músculos sino en lo que Jonathan Kent le enseñó para que pudiera salir adelante sin él.

2 comentarios:

Angela Maria dijo...

Huy Ziggymeza no puedo creerlo, anoche me la vi :P

Licuc dijo...

El problema es que si sigo leyendo me voy a seguir antojando de ver películas y pues no, ya mi lista de pendientes está muy larga.