miércoles, 9 de marzo de 2011

Una maravilla de mujer



Ares, dios de la guerra, ha escapado de la custodia de las rudas Amazonas y la más hábil y poderosa entre ellas debe ir a perseguirlo al mundo de los hombres antes de que arrastre al planeta a la destrucción. Esta es la crisis que llevará a Diana, hija de la reina Hipólita, a salir de su idílica isla para volar un jet invisible y vestir los colores del país donde inicia su búsqueda (como símbolo de buena voluntad) en “Wonder Woman (2009)”.

          Esta maravillosa cinta de acción nos sumerge en una apasionante historia que empieza miles de años atrás con el enfrentamiento entre Hipólita y Ares, que nos cuenta con todo detalle cómo la princesa Diana se convirtió en la mujer maravilla. Y que sea animada no significa que la película no sea compleja, ya que explora las motivaciones que nos llevan a los seres humanos a aparentes contradicciones como asesinar a millones en nombre de la gloria, la justicia y hasta el amor. Además nos sumerge en emociones intensas que van desde lo muy femenino hasta lo masculino, cosa que no pasaría nunca con Batman o Superman.

          Este personaje es bien interesante porque cuando el psicólogo de Harvard William Moulton Marston la creó en 1941 simbolizó el cambio que estaban experimentando las mujeres en Estados Unidos. Al estar los hombres en Europa y el Pacífico combatiendo a los países del Eje, eran las mujeres quienes debían producir los tanques,  aviones y municiones que acabarían ganando la Segunda Guerra Mundial. Cuando ésta acabó, las que antes sólo se veían como amas de casa ya habían ganado espacios como enfermeras, secretarias y operarias, abriendo espacio para las profesionales que hoy vemos en todos los campos. Diana marcó un cambio importante porque permitía imaginar a las mujeres en un papel distinto del de doncella en apuros, siendo más bien quien salve más de una vez el no tan azul trasero de su príncipe, el playboy Steve Trevor.

          Por último, no es coincidencia que la historia de esta súper mujer haya sido llevada a la pantalla por otra mujer. El buen gusto de la directora Lauren Montgomery se nota en los trazos y los detalles que recuerdan los mejores trabajos de Disney más que el estilo más caricaturesco de Warner Brothers. Una película muy bien hecha desde la historia hasta la ilustración y la animación que parece mandada a hacer para celebrar a las mujeres y el gran potencial que pueden alcanzar.

2 comentarios:

Susana dijo...

esta no me la he visto, ya mismo la pido en netflix!

Licuc dijo...

Quieroooooooooo. Tengo que verla por obvias razones.
Me gusta beneficiarme de tu "vagancia". :)