viernes, 18 de agosto de 2006

Nuestra fe ciega

Bogotá, DC. 5:30 de la madrugada. 14 grados centígrados. Con los ojos un poco entornados por el sueñito abro la llave de la ducha. Si no hubiera temido despertar a mis compañeras de apartamento, el alarido de horror que atrapé en mi garganta se hubiera escuchado hasta Monserrate.
          La razón de mi sorpresa fue que abrí la llave del agua caliente con la razonable expectativa de que no saliera helada (¿era acaso demasiado pedir?), pero ya estando en pelota en la ducha y con la cabeza mojada, decidí acabar de bañarme en lugar de salir a coger a patadas el calentador. Tenía tanto frío que cuando salí del baño el espejo quedó empañado, no por el vapor de la inexistente agua caliente sino por las muchas veces que el frío me hizo exhalar entrecortadamente. Imagino la cara de indignación de mis compañeras cuando, al ver el espejo empañado y ni gota del agua caliente, dedujeron razonablemente que yo me la había gastado toda.
          El malentendido no pasó a mayores y después nos pusimos a analizar por qué demonios no salía el agua caliente. Abrimos y cerramos las llaves de paso, movimos los conmutadores eléctricos del tablero principal de la cocina, probamos diferentes combinaciones de interruptores cercanos (según alguien a quien consultamos, el calentador estaba conectado al mismo circuito que la luz del espejo del baño), hasta llegué a dibujar una tabla con los estados de los interruptores para asegurar que habíamos barrido todas las combinaciones posibles.
          Sin embargo, y a pesar de los desesperados esfuerzos de TRES ingenieros de sistemas (y de diferentes universidades, para evitar suspicacias) dispuestos a lo que fuera con tal de no bañarse de nuevo con agua fría, el hijueputa calentador se quedó ahí, fresco, sin dignarse siquiera a engañarnos con un ronroneo, aunque fuera una vibracioncita esperanzadora. Al otro día llegó otro compañero; movió los mismos interruptores, abrió los mismos grifos e hizo las mismas preguntas estúpidas que hicimos antes. Conclusión: Calentador 4 ? Ingenieros de sistemas 0.
          En este momento caí en cuenta de que así como confié mi integridad física y mental (bañarse en Bogotá con agua fría debería ser considerado deporte extremo) al supuesto de que tendría agua caliente, no era la primera vez que lo hacía. Sabíamos QUÉ hace el calentador, pero no CÓMO lo hace (y por lo tanto no teníamos idea de hacerlo funcionar si fallaba). Cuando ingresamos en una caja cerrada como un ascensor o un avión, quedamos indefensos, renunciando completamente a tener algún tipo de control, confiando ciegamente en la cadena de pequeños milagros que son necesarios para desafiar la gravedad y proteger nuestra vida en condiciones para las que el Homo Sapiens no fue diseñado. Al menos cuando montamos en bicicleta, conducimos un carro e incluso al volar en un parapente, todavía nos queda cierto margen de control sobre nuestro destino.
          Abandonarse en manos de las máquinas hasta ese nivel es profesar una fe tan ciega como la de cualquier fanático que se respete. Después de todo, al abandonarme de forma tan absoluta y sin cuestionamientos al capricho de las máquinas, acabé siendo menos racional y consciente de lo que siempre había querido creer. Pero bueno, después de la profunda reflexión (y aclarando que ya superé completamente el incidente y no volví a pensar en el asunto), ¿a alguien se le ocurre por qué putas el calentador de mierda nos dejó morir en Bogotá?

14 comentarios:

Egonzalez dijo...

Hummm, Andrés
Bien lo dice Murphy en su ley:
Si algo puede salir mal, saldrá mal: Si el calentador puede dañarse, se dañará?
Así que si algo puede afectar a unos ?calentanos? como nosotros los caleños es bañarse con agua fría en Bogotá, pues eso es darle papaya al calentador para que nos la monte.

mareña dijo...

Posiblemente han dejado conectado mucho tiempo el calentador y se fundió el pobre, ya me imagino el grito sordo tuyo, porque a mí me ha pasado, ni siquiera y lo confieso públicamente, aquí en Cali me baño con agua fría...

MAREÑA dijo...

los invito a que conozcan mi blog (hasta ahora lo estoy construyendo pero por algo se empieza no?)

Paradoja Humana dijo...

Yo creo que a esa hora hace más frío del que pones... la verdad a pesar de tener calentador a gas a veces tengo inconvenientes para encenderlo, es muy cierto, uno convencido de que sólo es abrir la llave y ya, pero te aseguro que si no me funciona primero caliento agua en la estufa y me baño "a totumadas" antes de meterme con el picahielos a bañarme con agua helada.
He descubierto que si me lavo el pelo con agua fría me duele la cabeza, entonces en ese caso sí que menos me meto a ese chorro infame y menos a esa hora tan indecente. Ojalá la próxima vez te vaya mejor.

Daniel dijo...

Meza sos un Ñoño y aun así el calentador te venció!!!

Es un momento dónde es más valiosa la sabiduría de la mamá que la de 3 Ñoñoingenieros de Sistemas de 3 universidades diferentes.

Mejor suerte la próxima vez

Antonio José Escallón dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Antonio José Escallón dijo...

Es una de esas cosas que suelen suceder y nos toca asumirlas con resignación. Es como aquella vez que a mis compañeros de apartamento y a mi, nos cortaron la energía sin previo aviso, claro... estabamos en parciales finales.
¿Qué nos queda por decir? "esas cosas pasan".

César Augusto López dijo...

Mínimo estaba desconectado y si era de gas se le había acabado la pila. Pero lo mejor es que le preguntés al dueño de la casa.

Anónimo dijo...

No sería que había que esperar unos minutos, hasta que el agua caliente llegara al grifo?

ApoloDuvalis dijo...

1) El calentador es eléctrico, no de gas, muy parecido al de la foto.

2) El calentador no es de paso sino de tanque, pero comprobamos que efectivamente el agua estuviera circulando por sus tuberías abriendo y cerrando las válvulas. Abríamos las llaves del agua caliente en el lavamanos y la ducha, y en cuando cerrábamos el paso en la válvula del calentador, el agua dejaba de fluir: conclusión, no estabamos abriendo por error las llaves del agua fría, y el agua sí estaba pasando por las tuberías del calentador.

3) El calentador estaba prendido porque tenía un bombillito iluminado que se apagaba cuando desenchufábamos el calentador del toma eléctrico o cuando apagábamos el conmutador del tablero eléctrico principal de la cocina. Al revertir las acciones, el bombillito se volvía a prender, luego, le estaba entrando corriente al calentador.

4) El calentador quedó "prendido" durante noches enteras, así que no es que no hubiéramos esperado lo suficiente a que se calentara el agua del tanque.

Lully, REFLEXIONES AL DESNUDO dijo...

Qué simpática situación, la narras de tal forma que me disfruté mucho la situación que viviste.
Yo solía bañarme con agua calientica hasta que un día escuché que no era muy buena para la piel y pensé en mi figura hacia un futuro y desde ese día me baño con agua fría, Inclusive cuando viajo a tierra fría. Ahora no digo como antes "el agua fria es para las matas".
Pero me solidarizo con tu situación porque te comprendo.
Un abrazo afectuoso!

Anónimo dijo...

Había q abrir la otra llave de la ducha. Edo Materón.

Gloria Elena dijo...

Andresito... Pues te entiendo perfectamente. Odio el agua fría. Odio el frio. Me daba frío hasta en inglaterra metida en una bañera con agua caliente (no tenia ducha). Recuerdo que tiritaba de frio porque el agua rapidamente perdia su calor al contacto con las paredes de la bañera o con el aire mismo en la superficie. Hoy en dia, cuando no tengo calentador, caliento aguita en una olla... y eso que vivo en Cali.

pequeña padawan dijo...

don andrés, perdóneme el comentario off-topic, vengo a contarle que me cambié de casa y a pedirle que actualice su link con la nueva dirección: http://blogdepadawan.com.
mil gracias...