martes, 10 de enero de 2006

¿Qué tanto me quiere Google?


Encerrado desde el martes pasado y víctima de una apocalíptica gripa de año nuevo, ahora sólo espero que tanto tomar agua calentada en microondas no me produzca además una catastrófica mutación. Esto es un avance si se tiene en cuenta que hasta el jueves pasado estaba delirando y la eventualidad de que se me acabara la provisión de pañuelos desechables era para mí el peor escenario posible.
          El caso es que tanto delirio producto de la fiebre me hizo preguntar qué pasaría si llegaba a ser vencido por la enfermedad. ¿Alguien me recordaría? ¿Quedaría alguna evidencia de mi existencia o me convertiría en un mito urbano como los vampiros o los supuestos nexos paramilitares de Uribe? Pues en un mundo donde lo que no se pueda encontrar en Google es porque no existe, decidí buscar allí mi propio nombre para conocer su veredicto.
          Con un sudor frío recorriendo mi frente, me sobrepuse a mis temores existenciales y encaré valientemente la terrible realidad a la que podría conducirme la pregunta "¿quién es Andrés Meza?". Para mi gran alivio, en la cuarta posición en la lista de resultados de la búsqueda aparecía una referencia directa a un texto que escribí en EL CLAVO. Las tres primeras referencias trataban sobre un poeta costarricense ya fallecido (uno menos en la competencia por el primer lugar) y sobre un profesor chileno doctorado en física. Nada mal si se tiene en cuenta que sólo alguien como Andrés Jaramillo-Botero puede darse el lujo de aparecer de primero en una búsqueda por su nombre, y que cuatro de las cinco primeras referencias hablen de él.
          Creo que opacar al poeta no es imposible porque, a menos que haya dejado una fundación que difunda su legado, es poco probable que siga generando referencias que lo mantengan en el primer lugar en los afectos de Google.
          Sin embargo, con el profesor chileno la cosa es más complicada porque tiene la manía de participar con frecuencia en eventos de divulgación científica y la desobligante costumbre de estar publicando artículos y opiniones sobre temas académicos y científicos. ¿Es que ese tipo no hace algo distinto a trabajar? ¿Es que no tiene familia ni amigos o qué? Habrá que tentarlo con algún absorbente juego de estrategia como Civilization IV a ver si así le baja el ritmo a su producción. Pensándolo bien, no es mala idea juntarlo en un torneo en línea con Vladimir para hacerle el daño.
          Esto significa que en la medida en que yo siga generando referencias en EL CLAVO, y que éste a su vez sea cada vez más referenciado, la carrera por el primer lugar en la 'lista de instanciación' estaría entre el chileno y yo. Lo anterior también implica que el mejicano que se me adelantó a abrir a su nombre 'andresmeza@hotmail.com' puede quedarse con su mugrosa cuenta porque para Google (y por transitividad, para el mundo) seré yo quien esté primero. Y en la medida en que lo consideremos nuestro oráculo definidor de lo que es real o no, caerle bien a Google es más importante de lo que parece.

4 comentarios:

Darío Recalde dijo...

A mi me quiere (como si esa vaina del "querer" se pudiera cuantificar...) cinco veces en las primeras cinco búsquedas, y una sexta vez en el séptimo resultado. De ahí para allá, hay muchas "OOOO..." como para encontrar más resultados con mi nombre.

Ya no es suficiente con que a uno lo conozca la mamá.

JFZ dijo...

Estoy muy feliz...

Google me quiere mucho... ¡aparezco de primero!!!!

Quien es Juan Fernando Zuluaga?

Andrés David dijo...

Tan chicanero el Juan... pues a mi Google también me quiere un resto... jajajaja... http://www.google.com/search?q=quien+es+andres+david+aparicio

Lo malo es lo que dice de mí... maldita cabeza (léase César)...

Y Darío, busca "quien es mamá" para que veas que Google lo que sabe de madres, lo sabe genérico...

Chau

Andrea Estrada Gutiérrez dijo...

Mi ego me obligó a buscarme en google!!!! lo que no está en él, no existe....
Por fortuna mi nombre está de primero en la lista, y no con malas referencias sobre ganchos o vainas raras de "cex",sino con mi blog... creo que ahora sí me toco ponerme a trabajar en él para que no haya otra "prima" con un blog mejor o con más palanca con los de google.