jueves, 12 de enero de 2006

Mi despelote zodiacal para 2006

Soy lo suficientemente Piscis como para apreciar más allá de lo razonable cualquier justificación externa a mí para evitar hacerme responsable de mi propio destino. Pero también soy lo suficientemente Virgo como para no dejar que la euforia me lleve, por lo cual reinterpreto estos arcanos como información adicional que apoya mi proceso de toma de decisiones. Tenaz, ¿no?
          Bienvenidos a mi despelote astral, con el patrocinio del Tarot de Trayas que aparece en la Gaceta dominical de El País. Los comentarios sarcásticos entre paréntesis no son del autor sino míos.



PISCIS

La vida humana y la vida en general son procesos de cambio permanente, pues fluyen y se transforman a través del tiempo. Cualquier pretensión de permanencia, cualquier intento de detener el paso del tiempo o conservar para siempre cualquier cosa o circunstancia, está llamado a fracasar y no es inteligente.
          Deberá usted, desde ya, prepararse para el cambio, para aceptar que se están cerrando ciclos y que se van a abrir otros.
          En la vida familiar, contemplará la partida de seres queridos y la revolución en la naturaleza de antiguas e importantes relaciones. Por mucho que se resista, cederá ante lo evidente y comprometiéndose con las nuevas condiciones.
          En el aspecto laboral, el destino lo pondrá a decidir entre dos corrientes: una lo mantendrá atado a una rutina gastada y poco estimulante, pero conocida. Otra le ofrecerá excitantes novedades si se arriesga y les hace caso a sus pasiones secretas y sueños escondidos de mejores oportunidades (no puedo ocultarlo más: me haré competidor profesional de juegos de estrategia para computador).
          Es bueno que busque los consejos de los amigos y de personas sabias que lo ayuden a enfrentar la indecisión y el temor que lo sacudirán, para decidirse por la renovación. Revise esos planes de vida que no ha desarrollado, esos viejos sueños que se quedaron en el baúl de los recuerdos. En ellos encontrará materia prima abundante para poner nuevos bríos en su corazón y correr nuevos riesgos; para dejar de excusarse en los demás y en los problemas externos al negarse a ir más allá de sus fronteras cotidianas.
          Su sexualidad también le exigirá cambios (sí, tener vida sexual sería un cambio espectacular), pues le recordará que se ha hecho el loco con asuntos que competen directamente a la satisfacción de sus necesidades corporales e íntimas. El amor le demandará también otras actitudes y aventuras, más compromiso y menos palabrería (¿Como así? Eso me obliga a replantear toda mi estrategia de conquista. ¿No pues que a las mujeres se las enamora es por los oídos?), más libertad y menos prevención.
          El viaje que siempre ha postergado por temor (sí, ese temido viaje a la sede de la DIAN), la inversión que nunca se ha decidido a hacer, el conocimiento que no la logrado adquirir (¿la habilidad de no gastar más de lo que gano?) se pondrán de nuevo sobre la mesa y, esta vez, no podrá seguir jugando a postergar o a la supuesta indiferencia. Para ayudarlo de una manera drástica, el destino lo obligará a ponerse al frente de unos asuntos familiares que no se siente capaz de comandar.
          También lo forzará a resolver viejos problemas económicos que le causan aprensión y pereza. Gracias a ello, descubrirá que cuenta con más habilidades de las que cree y que no está impedido, pues puede obtener estímulos gratos en tareas que consideraba superficiales o impuras (¿Ventas? ¿Servicio al cliente? ¿Soporte técnico a usuario final? ¿Qué podrá ser peor que eso? Muero por saber qué linda sorpresa me depara el destino).
          Su entorno cotidiano nunca volverá a ser el mismo. Y como no le será posible vivir de los recuerdos, tendrá que meterse de lleno en la construcción de un nuevo futuro, en el cual usted esté más a cargo de sí mismo, no se lo lleve la corriente y esté en el centro de sus cosas. Todo lo que pueda ayudarlo a combatir la inercia, la pereza y la indecisión, deberá hacer parte de sus actividades diarias.
          El 2006 será el año para liberarse de sus inseguridades y limitaciones (¿inseguro quién, yo?). En la medida en que sea capaz de enfrentar la aventura de la vida y las exigencias del tiempo, saldrá renovado y con la grata sensación de haberse puesto a tono con su naturaleza para triunfar donde lo creía imposible. Eso le dará fuerzas para imponerse retos que, en 2007, darán mucho de qué hablar, pues lo dejarán en una posición de mayor poder y libertad en la construcción de su destino.



VIRGO

El destino lo invitará a ampliar sus fronteras y propósitos personales durante 2006, para salir más allá de su territorio habitual, ese que cuida con tanto celo y al que tanto miedo le cuesta abandonar. Y lo hará a través de invitaciones a trabajar en cosas estimulantes y retadoras. Como aceptarlas implicaría comprometerse más y romper rutinas que le ofrecen protección y bienestar, usted deberá pensarlo bien y hacer frente a los temores que le impiden arriesgarse y perder seguridad.
          Con 2006 vendrá el propósito de sacarlo a usted de sus escondites cotidianos, esas rutinas que usa como defensa para no meterse en caminos de la vida que, en secreto, considera atractivos pero a los cuales el miedo le impide transitar. Por eso, las cartas le recomiendan prepararse emocionalmente para esos retos y no renunciar a los que será benéfico si lo acoge.
          Haga uso de todo aquello que le ayude a trabajar el temor, a correr riesgos sin entrar en pánico, a descubrir con tranquilidad los tesoros que el mundo tiene para brindarle más allá de las cuatro paredes donde suele encerrarse. Sus amigos y allegado, sus amores y colegas lo respaldarán y hasta presionarán para que se atreva (bueno, pero sin montarla, ¿no?).
          Por supuesto, a menudo tendrá deseos de poner mala cara y de irritarse como respuesta a la presión. Pero poco a poco, se dará cuenta de que lo que le piden no es descabellado ni peligroso, pues a los suyos les interesa que su vida tenga colores más vivos y su bolsillo tenga oportunidades mejores de llenarse y proporcionarle bienestar.
          Cuide colon, huesos y músculos. El temor y la resistencia a moverse y a soltar podrían afectar esas partes de su cuerpo (lo que me faltaba: que ahora al cuerpo le dé por somatizar presa por presa). El ejercicio y una alimentación que le ayuden a liberar tensión serán recomendables y bienvenidos.
          El romance, si aún no ha tocado a su corazón (todavía sigue abierta la convocatoria, hojas de vida con foto de cuerpo entero por favor), podría sorprenderlo y también ser un serio motivo de cambio. En todo caso, su libido aumentará su expresión y lo forzará a entrar en intimidad de un modo nuevo y diferente, para explorar nuevas opciones de disfrutar de su cuerpo en compañía de otro ser. Eso le permitirá exhibir aspectos de su vida interior que no suele compartir con nadie.
          Tendrá encuentros emotivos con gente de su pasado, tanto familiar como afectivo, con la cual tiene cuentas pendientes que no ha podido ni querido resolver. Esos rituales serán oportunidad para perdonar y ser perdonado, para comprender dolores del pasado y dejarlos atrás. Se enterará de secretos de su infancia que están en la raíz de actitudes y problemas que aún lo acompañan. Así sanará viejas heridas y podrá reconciliarse con aspectos de su historia que estaban vedados o llenos de sombras.
          El 2006 servirá para cambiar su particular modo de echar raíces, abrir su intimidad a más gente y compartir sus espacios cotidianos con menos prevención. Y para desarrollar aspectos creativos con los cuales nació y no ha puesto en práctica.
          Su año quedará inscrito en su historia personal como aquel que lo hizo más abierto y receptivo, lo reconcilió con su pasado familiar y lo conectó con gente e intereses nuevos y estimulantes. El trabajo se verá enriquecido como resultado de sus aventuras durante el año.
          Gracias a los buenos resultados que sus actividades laborales le dejarán, querrá invertir su dinero en cosas que antes consideraba inalcanzables o suntuarias, en placeres y aficiones que darán más brillo a sus quehaceres cotidianos. Y también en intereses puramente románticos, en asuntos que competen directamente a la satisfacción de las necesidades más sensuales de su cuerpo y de su corazón.

3 comentarios:

Andrés David dijo...

Para tu siguiente artículo sería interesante ver todos como tus comentarios sarcásticos, las predicciones del Tarot y una pizca de seriedad se transforman en una lista de propósito. Lo que sería muy satisfactorio para tu lado Virgo.

Mientras tanto, pilas con lo que pides, porque te será concecido. Solicitas hojas de vida pero en ninguna parte especificas que sean de mujeres. Eso, combinado "lo forzará a entrar en intimidad de un modo nuevo y diferente, para explorar nuevas opciones de disfrutar de su cuerpo en compañía de otro ser", a mi me asusta. Eso de forzar y de otro ser (de género no determinado)... pailas.

Finalmente, como Acuariano riguroso te doy un consejo: fresco, no le pares tantas bolas, viví y ya.

(insertar risas varias aquí)

ApoloDuvalis dijo...

Muy pertinente la advertencia. Volviéndolo a leer por fuera de un contexto heterosexual, el fragmento "lo forzará a entrar en intimidad de un modo nuevo y diferente, para explorar nuevas opciones de disfrutar de su cuerpo en compañía de otro ser" sí resulta bastante escalofriante.

Por lo pronto, creo que no sobra aclarar que sólo busco hojas de vida de mujeres (todavía no soy TAN cosmopolita) y que, en el caso extremo de que no sean 100% heterosexuales, yo me sacrifico por una bisexual que me invite a jugar con sus amigas... ;)

JFZ dijo...

Ser específico, mi estimado Andrés, es vital. Ya te diste cuenta.

Ya aprendí a reirme de ello, pero adapar tiene razón. "Cuidado con lo que pides, porque se te puede conceder"...

Yo pedía al cielo por tener tres rubias en mi cama. Y lo obtuve. El problema es que una tiene tres años y otra siete. Así que pilas con lo que pedís.

Hay que ser específico.