miércoles, 28 de diciembre de 2005

A mis amigos americanos

Ya pasó más de una semana desde la contundente victoria del Deportivo Cali sobre el Ral Cartagena y el consecuente título de Campeón del Fútbol Profesional Colombiano. Sin embargo, a diferencia de una amiga hincha del Santa Fe, casi ninguno de mis amigos me ha felicitado por la octava estrella del Cali.
          Eso generalmente significa que se trata de americanos. A diferencia de Piero, no estoy hablando de los ciudadanos del Imperio, sino de los que salieron a celebrar cuando en una final de la Copa Libertadores el Palmeiras le arrebató al Cali, en la lotería de los penales, el título que no pudo ganar en 90 minutos de partido. Sí, esos mismos que prefieren apoyar a los rolos o a los costeños (gracias a Dios no se han rebajado a apoyar a los paisas) antes que hacerle fuerza al Glorioso (o al Cortuluá si hubiera sido el caso) cuando su equipo queda fuera de la competencia, así sea por solidaridad de región. Efectivamente, me refiero a los hinchas del América de Cali.
          Durante muchos años, hemos sido los caleños los que, al darse la situación inversa, hemos preferido apoyar al América cuando sale a pelear una Copa Libertadores o una final del Torneo doméstico frente a equipos de otras regiones. Sin embargo, la actitud que he percibido es como si estuviéramos en las tribunas de Sur en un clásico Cali-América.
          Por otra parte, lo que me parece más tenaz es que el grueso de los hinchas americanos está respirando por la herida en lugar de estar apoyando a su equipo. Mi hipótesis es que con el auge del narcotráfico en la ciudad, los hinchas del América se acostumbraron a sólo ganar y muchos no lograron asumir con madurez el hecho de que en condiciones normales a veces se gana, pero también se pierde. De hecho, según cifras de la propia Corporación Deportiva América, la taquilla durante el año 2005 cuando el equipo jugó de local en promedio no pasó de 2500 personas. Eso en un estadio que tiene capacidad para 45 mil espectadores representa menos del 6% de ocupación. Qué diferente es cuando América va a jugar como visitante a Bogotá; allá la hinchada sí se hace notar, pero obviamente el recaudo de la taquilla va para el equipo rolo que juega de local.
          Para completar, la campaña "América sí contigo" tuvo que aplazar por varias semanas su fecha de cierre porque no logró que 6000 hinchas compraran una camiseta de $170.000 en la fecha planeada inicialmente. De todos los americanos que conozco, sólo sé de uno que se jugó un tarjetazo por su equipo, consciente del momento difícil por el que está atravesando la institución. Es comprensible que para los hinchas más pobres hasta las facilidades de financiación sean inalcanzables, pero a juzgar por los miles de carros que he visto con banderas del América cuando ha quedado de campeón, hay bastantes hinchas con posibilidades económicas que se están haciendo los locos cuando su equipo más los necesita.
          Por eso mi invitación a mis amigos americanos es que, si no van a apoyar a su equipo en las malas como lo hacen en las buenas, al menos dejen de hacer mala cara cuando aunque sea uno de los equipos de la región logró el título que nos da un motivo más de celebración en esta Feria.

2 comentarios:

César Augusto López dijo...

Meza, generalizás demasiado. A mí me gusta el fútbol porque es un juego colectivo, pero principalmente porque lo primero que lo ponen a jgar a uno los papás es fútbol, la cancha que no falta en un barrio es la de fútbol, con dos piedritas se juega fútbol... Pero sinceramente si gana el América o el Cali me tiene sin cuidado. Ese deporte que fué importante para mí porque jugué desde niño en las inferiores del América me parece de lo más mediocre, sobre todo el fútbol colombiano.

Así que si de algo sirve que te feliciten, pués FELICITACIONES!. No sabía que a uno lo deben felicitar porque "su" equipo gana. Por lo menos jamás he sabido que hayás ido al estadio ni que hayás comprado la camiseta NEWSBALANCE, PATRICK, ADIDAS... del Cali. Así que felicitaciones a tu televisor! y a vos!

earagon dijo...

Es lo que tenemos, es nuestro futbol y no hay para mas, por el contrario pienso que tenemos una muy buena cantera, sino revisemos porque en las inferiores vamos ganando cada vez mas espacio, no solo a nivel latino, sino tambien mundial. De otra parte me alegra que el Deporcali haya quedado campeón y que las cosas queden aqui en la región. Ahi vamos repuntando !!! Debemos hacer del Valle lo que era hace algunos años !!! E.