lunes, 6 de abril de 2009

Trancón en la Autopista Panamericana: ¿intolerancia, egoísmo o impaciencia?

Después de muchos meses de obras en la vía pública, trancones y polvaredas, por fin arrancó a funcionar el MIO en Cali. Desde sus amplios ventanales he podido ver a Cali con otros ojos, desde un ambiente con aire acondicionado y libre de los alaridos del PepeSón y otros locutores de la misma calaña de Esaín Tello.
          El jueves 2 de abril, en uno de mis plácidos viajes a bordo del MIO, me encontré con algo inaudito: la Autopista Panamericana, la que se supone es la vía más importante del continente porque atraviesa buena parte del mismo, estaba bloqueada por lo que en Colombia llamamos un trancón (embotellamiento de tráfico vehicular). Hasta la típica protesta indígena hubiera sido entendible, pero en un cruce donde los semáforos estaban funcionando normalmente se armó un nudo Gordiano que duró 25 minutos en desenredarse.



Ver mapa más grande

Los carros que venían de Ciudad Jardín eran tantos, que los que habían pasado el semáforo en verde no alcanzaron a llegar a Carrefour antes de que cambiara el semáforo de la Panamericana. Todos los carros, incluyendo el bus del MIO en el que iba yo, pasaron el semáforo y quedamos en mitad del cruce esperando que los primeros trancados circularan.


Como los que veníamos por la Panamericana quedamos estorbando a los que venían de Aventura Plaza, en cuanto su semáforo cambió a verde, se abalanzaron suicidamente a sumergirse en el trancón, bloqueando a su vez a los que venían del sur por la Panamericana, incluyendo otro bus del MIO.


¿Y por qué no nos desatrancábamos? Porque en cuanto alguien se movía un poquito para adelante, alguien (por lo general motociclistas y taxistas) ocupaba el hueco, dejando todo todavía más apretado que antes. Nadie quería ceder la vía para que todos nos pudiéramos desenredar, ni hacer caso de los auxiliares del MIO que salieron de la Estación desesperados porque el trancón estaba afectando el horario que deben cumplir los buses azules.




Tuvo que llegar un grupo de policías para que la gente los respetara y se abstuviera de abalanzarse sobre el primer huequito que se abría en el tránsito. Nada de esto hubiera pasado si los que veían que no podrían pasar porque había trancón, hubieran esperado a que el semáforo cambiara a rojo y luego nuevamente a verde para pasar por una vía despejada. Como decía un barranquillero que conocí: a Cali le metieron tecnología, pero si no le meten civismo a la gente, no va a llegar el progreso que se supone viene con la tecnología.

9 comentarios:

Lina dijo...

Es cierto, a la gente aún le falta mucho civismo para entender y respetar el funcionamiento del MIO. Aún hay quejas de que el mio los deja muy lejos y me pregunto, que sistema de transporte masivo organizado en el mundo lo deja a uno en la puerta de la casa? por mas metro que sea de NY, a uno le toca caminar mínimo unas 4 cuadras. Aquí la gente está acostumbrada a que timbra, y el bus lo deja donde quiera, así sea en plena autopista o en medio de un puente.
Ojalá la gente comprenda la importancia de tener este sistema en nuestra ciudad y pueda apreciarlo y cuidarlo.
Yo por mi parte estoy feliz con el MÍO!!!

El Marqués de Carabás dijo...

Los afanados conductores creen que están jugando Tetris en su máximo nivel.

Y sobre la Panamericana, creo que su carácter de autopista lo adquiere en zonas "nacionales-rurales" y no en "locales-urbanas". Las vías para llegar a dicha carretera no son la carretera en sí.

Chlewey dijo...

Recuerdo a mediados de los ochenta cómo Cali se enorgullecía de ser la ciudad cívica de Colombia. Cuando regresé a finales de los noventa de eso no quedaba nada.

Bueno. Creo que si los caleños se lo proponen pueden retomar ese orgullo.

jfk dijo...

algo asi como lo que conocemos como bloqueo mutuo o deadlock cosa mas tenaz el civismo se perdio en cali y todos quieren ser primeros, buen observacion del caos desde la comodida del aire acondicionado del bus.

MAREÑA dijo...

Pero esto no es raro, sucede siempre....querer pasar de primeras y cerrando la vía y como dice Chlewey nosotros llegamos en el año 80 y mi admiración por el civismo caleño era enorme...

Con respecto al MIO todavía guardo mis reservas sin demeritar lo bueno y rápido que es.

lftenorio dijo...

JAJAJAJAJA Fantástica la crónica, príncipe! Sin demeritar las fotos, me gustó el resumen del tipo "Songo le dio Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé"!!!!! Me reí mucho. En cuanto al civismo, a ver, una de las cosas que pasa es que realmente los caleños reclamamos el civismo de los otros, pero rara vez es algo que queramos aplicar. Y lo racionalizamos diciendo que total todo el mundo es así y que uno no va a ser el único tonto... Esos "inteligentes metidos a tontos", que no tienen al menos la sevicia y astucia de los auténticos atarbanes, suele complicar las cosas de manera exponencial. El señor que en un trancón como el que describes adelante tímidamente par metricos como para que no se note, pero igual cierra el espacio con lo cual ni raja ni presta el hacha, es mucho más artífice de estos trancones que los buses y colectivos que se abren paso a trancas y barrancas. Y lo malo es que el señor del par de metricos se queda quejándose de los tipos tan guaches de los buses....! De nuevo, me gustó MUCHO el texto.

Susana dijo...

las tres cosas!!!

mi papa tambien me ha contado el mito de el civismo caleño...

Paradoja Humana dijo...

Tiene toda la razón el barranquillero, ya lo he oído varias veces: la tecnología avanza mucho más rápido que la mentalidad de las personas.
Me llama la atención que puedas tomar fotos con tanta tranquilidad, o yo soy muy miedosa o de veras joden mucho en Transmilenio por esa vaina.
Tenaz que a tan poquito tiempo de haberse inaugurado ya haya esos trancones, acá con lo que lleva el sistema ya se comienza a notar la insuficiencia, pasaron unos años para que ocurriera pero finalmente lo estamos notando, el jueves me demoré en un trayecto de unas 8, 10 cuadras como 15 minutos, lo mismo que me habría demorado a pie e iba en articulado :S

ApoloDuvalis dijo...

Lina: Sí, debemos aprender a cambiar nuestros hábitos para sacar provecho de este sistema. Aunque tiene defectos, si lo usamos como es pues va a funcionar mejor que si lo usamos como no es.

El Marqués: De acuerdo, aunque técnicamente la Quinta no sea propiamente la Panamericana, en la práctica sí es la vía de acceso a la Panamericana, por lo que si la bloquean, la Panamericana propiamente dicha queda sirviendo para tres cosas.

Chlewey: Hemos tenido muchos problemas, pero tal vez el más grave es que mientras Bogotá tuvo una seguidilla de tres buenos alcaldes, en Cali han habido cuatro administraciones municipales que se han caracterizado por ser incluso peores que la inmediatamente anterior. Así no hay obras o infraestructura que inspiren el orgullo o el sentido de pertenencia de la gente.

jfk: Sí, qué vergüenza, fue exactamente un deadlock... :(

Mareña: Sí hay que cuidar lo que hay y presionar para que mejoren las deficiencias, a ver si tenemos uno de esos hitos urbanos alrededor de los cuales se forma el orgullo y el civismo de los ciudadanos.

lftenorio: Huy sí, esa práctica de mirar la paja en le ojo ajeno en lugar de sacarse la viga del ojo propio es lo que nos tiene jodidos.

Susana: Sí, lamentablemente desde hace como 20 años no es más que un mito o una leyenda urbana :(

Paradoja Humana: Acá tampoco dejan tomar fotos, pero la situación era tan indignante que muchos otros pasajeros también sacaron sus celulares para registrar lo que de otra forma hubiera resultado difícil de creer cuando lo contaran.