sábado, 15 de noviembre de 2008

¿Blogs periodísticos? ¡Qué contradicción!

Miando fuera’el tiesto

Supongamos que hay un niño que no responde preguntas y se consulta a tres expertos para que lancen hipótesis sobre por qué no lo hace. Seguramente pasaría algo como esto: un otorrino dirá que tiene problemas auditivos, un neurocientífico dirá que tiene un trastorno cognoscitivo y un psicólogo dirá que tiene problemas con la autoridad y por eso no le da la gana de responder. Posiblemente el niño simplemente hable otro idioma y no entiende lo que le están preguntando, pero el punto es que cada experto verá el problema desde la óptica de su disciplina sin que necesariamente llegue a comprenderlo correctamente. Otra historia sería si cada uno de los expertos tiene la oportunidad de examinar al niño y hacerle pruebas, porque al menos de esta forma podrán descartar que el problema esté dentro de su especialidad y lo remitan a otro experto hasta que alguno le pegue (al problema, no al niño). Siguiendo este mismo ejemplo, creo que para entender un fenómeno hace falta hacer parte de él, untarse.
          Por eso me pareció interesante que en su blog Gustavo Vargas hiciera una recopilación de las opiniones de diversos académicos sobre los blogs como alternativa periodística. Chévere como referencia y punto de partida, pero me hubiera gustado conocer además qué piensa un periodista que haga el ejercicio juicioso de habitar la blogósfera.
          En mi opinión, los blogs son un fenómeno completamente aparte del periodismo, ya que la inmensa mayoría de los contenidos que hay en la blogósfera no son periodísticos. Por eso choca un poco que hagan lo que haría un abogado acostumbrado a escribir minutas a máquina y que de repente se la cambien por un computador: usarlo solamente para seguir escribiendo minutas, pero ahora con la opción de editar antes de imprimir. En el caso de la blogósfera, tal vez muchos periodistas se vean atraídos porque pueden saltarse una parte del proceso periodístico, lo cual les da la velocidad, oportunidad y autonomía que no tienen en un medio tradicional.

Los expertos no usan recetas

Hay periodistas tradicionales que dirán que el proceso periodístico es el que de alguna forma garantiza la calidad del producto final. Pero yo creo que el papel del proceso está un poco sobrevalorado. Como solía decirme un consultor que también es bloguerodesde que aprendí a cocinar, no volví a seguir recetas”. Las recetas están hechas para que CUALQUIERA pueda obtener un resultado aceptable, pero NINGUNA receta le va dar el mismo resultado que obtendría un chef experto. Claro, habrá quienes encuentren reconfortante entrar a un McDonalds en Corea o en Bangladesh donde la comida local puede ser demasiado exótica o por debajo de los estándares sanitarios a los que están acostumbrados: uno sabe que se va a comer un pedazo de cartón, pero también que el proceso estandarizado garantiza que va a ser exactamente el mismo pedazo de cartón que encuentra en París, New York o Bogotá.
          El experto puede darse el lujo de experimentar constantemente para estudiar la reacción de su público y hacer rápidamente ajustes que los satisfagan. Esto también implica que su audiencia nunca va a ser tan grande como la de un medio masivo que maneje contenidos estandarizados, tanto en qué dicen como en cómo lo cuentan. Pero yo creo que una vez ese público selecto encuentra un experto que les guste, habrán dado con alguien que los satisfaga más que el principiante que se ampara en un proceso, al cual seguramente recurrirán de vez en cuando. Claro, por cada blog “bueno” donde se exprese un experto habrá cien que son basura, pero en la medida en que la gente no vuelva ni recomiende esos blogs por malos no serán visibles y desaparecerán.

Del medio tradicional al blog

Por otro lado, el medio masivo le apostará a los formatos y contenidos que sean atractivos para la mayor cantidad posible de público, mientras que la fuerza de los blogs está en ser devotos de formatos y contenidos que sean muy atractivos para unos cuantos fanáticos. Pero dado que la dispersión geográfica de ese público es irrelevante gracias a Internet, pues esos cuantos fanáticos no tienen por qué ser poquitos: de 10 en 10 en cada país que hable la lengua del que escribe, se va formando una audiencia que ya quisieran algunos canales de televisión y periódicos regionales.
el clavo en radio          Y por último, un blog personal o colectivo se mantiene simplemente porque al autor le nace. En cambio el periodista en un medio tradicional vive de su trabajo como redactor. Por eso está sujeto a no hablar mal de los anunciantes o de fenómenos que indirectamente son propiciados por quienes pagan su sueldo con la pauta. Y ni hablemos de política, porque aparte de Daniel Coronell y Félix De Bedout es más bien raro encontrar periodistas que se arriesguen a cuestionar de frente a los políticos y gobernantes porque son los amigos de sus empleadores. En cambio en la blogósfera es más bien común que la gente se exprese sobre los actores que afectan su vida cotidiana, ya se trate de gobernantes o empresarios. Y obvio que van a haber quienes den rienda suelta a especulaciones sesgadas sin ningún fundamento (quienes serán abandonados por quienes prefieran un ‘opinador’ que tenga cómo sustentar sus posiciones), pero incluso estos le darán gusto a quienes buscan otros que tengan las mismas posiciones subjetivas y sin fundamento para ‘darse pedal’ entre ellos.

Conclusión

En la medida en que la mayoría de los blogs no siguen un estricto proceso periodístico no puede decirse que estén haciendo periodismo. Están haciendo otra cosa, tal vez más interesante, pero no periodismo. Pero al no estar sujetos a sus mismas restricciones inherentes al periodismo, permiten que salgan a la luz innumerables mutaciones, muchísimas malas, pero también algunas interesantes. Y sólo por la posibilidad de encontrar esas mutaciones interesantes es que me parece que en la blogósfera vale la pena meter el pie, o por qué no, sumergirse.

11 comentarios:

Antonio José Escallón dijo...

Creo que es cuestión de etiquetas. Puede no ser periodismo pero como decís hay cosas muy interesantes y para todos los gustos en la blogosfera...

Susana dijo...

" Están haciendo otra cosa, tal vez más interesante, pero no periodismo."

aqui estamos haciendo de todo menos periodismo!

Jenny M. Melo dijo...

Andrés,
En mi opinión, el sentido de los blogs es permitir un espacio para la difusión de opiniones individuales o colectivas.

Otra cosa es que hay quienes usan el recurso tecnológico del blog, (de crear un espacio en la web sin pago, y sin necesidad de "construirlo") para vender productos o para cortar/pegar noticias. Este nuevo así, creo yo, desnaturaliza el sentido del blog.

Carmen Posada dijo...

A mí me gusta escribir mirándome el ombligo. Por eso tengo dos blogs desde hace como 2 años y con muy pocas entradas cada uno, porque si le meto todo lo que se me ocurre sería un ladrillo interminable y de paso no tendría la posibilidad de eventualmente publicar un librito aunque sea para el orgullo de mi papá, mi mamá y mi hermano mayor. (¿Viste el énfasis que le puse a lo de "mayor"? Es que últimamente me preguntan cada rato si yo soy mayor y eso me tiene sumamente preocupada).

Bien, mirándome el ombligo, yo no soy para nada cybernauta si tenemos en cuenta la calidad y no la cantidad de tiempo que paso online. Visito 3 o 4 portales y honestamente son pocos los blogs que frecuento, muchos de ellos me hablan cuando ingreso, me saludan, me ponen música y hasta queda el registro de mi visita impreso por ahí. Entonces no me agrada sentirme como vigilada, como que el dueño del blog sabe cuántas veces leí su último artículo o cuántas veces entré no más para escuchar su versión instrumental de ONE, la de Metallica interpretada por la Filarmónica de NY. No visito blogs llenos de chucherías porque me cansan los ojos y no sé para qué sirven la mitad de ésas chucherías.

A la blogósfera (¿se dice así?) llegué por accidente, luego de una censura que sufrí en un portal de aficionados a escribir cuentos. Abrí mi primer blog como Lucrecia Borgia (Si, me encanta su historia) y escribí pendejaditas de ésas que uno ni edita, ni pule, ni nada. Así tal cual como estoy escribiendo esta nota así mismo escribía en el blog. Al tiempo se me perdió la contraseña y como la tecnología me atropella no supe cómo recuperarla. Creé otro blog que me identificara mejor: lacaradelaluna. Con gran sorpresa descubrí un día que podía ingresar al primer blog a través de la misma cuenta. ¿Cómo pasó? No tengo ni la más remota idea. Es uno de los ene misterios de mi vida. Debí aceptar alguna cosa en arameo que seguramente decía que enlazaba ambos blogs, qué se yo. Lo cierto es que ahora tengo dos. Hace marras que no escribo nada en ellos, me aburrieron. Prefiero leer lo que escriben otros y dejar mi opinión, es igual de gratuito pero al menos me dan el disparador para el proceso creativo. (Decime que me detenga porque esto puede seguir, seguir, seguir...)

Bien, el tema del periodismo... No sé, el periodista de la casa es mi hermano, yo no más soy opinóloga de vocación. El no tiene un blog personal pero comparte uno donde hacen parodias periodísticas excelentes, al cual - ahora que recuerdo - no he vuelto a entrar desde hace como 5 meses, cuando termine la nota me voy para allá. Su trabajo es apasionante. Me encanta escucharle sus historias cuando termina de investigar algo y lo publica. Nunca cuenta nada cuando está en medio de una investigación. Tiene una capacidad enorme de análisis, y sin embargo como periodista se remite a los hechos. Yo no podría hacer algo así, no podría escribir sin opinar. Por eso me le quito el sombrero a los periodistas investigativos independientes (valga la cuña) porque son capaces de hacer a un lado sus emociones, sus pasiones, sus ideologías y todo eso para entregar un trabajo responsable en honor a la búsqueda de la verdad. La objetividad es un concepto sobrevalorado en nuestros medios. Si bien es cierto nadie va a "patear la lonchera", tampoco significa que tengan que (perdón por la vulgaridad) lamerle el poto a los intereses del medio para el cual trabajan. Hay unos que dan vergüenza, pero no son todos.

En lo que sí estoy totalmente de acuerdo es en que los blogs no son un medio periodístico. Son otra herramienta de comunicación del mayor medio masivo creado por el hombre: Internet. Prueba de ello es que uno puede en un blog escribir lo que le cante el ombligo (sea verdad o no) y a nadie le importa. Habrá el que se cree a pie y juntillas todo lo que lee en los blogs, pero eso es el resultado de la ignorancia y la falta de criterio para evaluar lo que se lee en internet.

(Uff... acabo de caer en cuenta que debí leerme el artículo de Gustavo Vargas antes darle el start a mi ombligo... Vaya uno a saber si no estás inventando números :D)

Besos.

tutavo dijo...

El último comen es exageradamente largo, hubieses puesto eso en tu blog.
Yo no leo blogs.
Si alguien escribe un reportaje, una cronica o una noticia, y la sube a su blog, y siempre lo hace, creo que eso sería un blog con contenido periodistico. Otra cosa es que no tendría la oportunidad de alienar a la gran masa como lo haría la tv.

celegiqui dijo...

Que los colegas empiecen a usar el blog como medio para el ejercicio de su profesión es buenísimo, es un avance. Ahora, que no me vengan los bloggeros que salieron no sé de dónde, a decirme que son "los nuevos periodistas", cuando no tienen idea de cómo manejar la información. Unos cuantos incluso ya se han metido en líos legales.

ApoloDuvalis dijo...

tutavo: Creo que colgar contenidos periodísticos en un blog y llamarlo blog periodístico es como grabar con una cámara de video una obra de teatro y llamar a eso película. Por eso insisto en que hay una contradicción entre el periodismo (al menos el tradicional) y bloguear. El periodismo tradicional responde a una necesidades y está definido por unos recursos que no son los mismos que rigen a los blogs. Por eso creo que si los periodistas leen blogs, comentan en otros blogs y leen los comentarios a sus propias entradas, estarán haciendo algo distinto al periodismo al que están acostumbrados.

celegiqui: Totalmente de acuerdo. Es atrevido que algunos blogueros se crean el futuro del periodismo, así como todo el que tiene un celular con cámara ya se cree fotógrafo. Sin embargo, creo que los profesionales pueden aprender un poco de los experimentos que hacen los aficionados con nuevas tecnologías, ya que vienen de gente que no está encasillada en las limitaciones ni paradigmas de muchos profesionales que ya estaban habituados a los medios existentes.

Licuc dijo...

1o que todo la traducción correcta es cognoscitivo. Después del segundo subtítulo te comiste un "el". Al final de este fragmento, en el último párrafo creo que hace falta un "a" cuando hablas de los blogs basura, pero en general voy estando de acuerdo, un problema que sí le sigo viendo a blogger es que deja activos blogs en los que nadie publica ni comenta, yo pienso que esos deberían ser retirados para que otros puedan usar esas direcciones y los contenidos podrían pasar a una especie de archivo muerto, para facilitar, entre otras cosas, la búsqueda de información.

En el primer párrafo de "Del medio tradicional al blog", luego del primer punto, te hace falta una coma en alguna parte. Pero sigo felicitándote, eso de escribir y trabajar al tiempo es toda una proeza. :)

Estoy de acuerdo en que los blogs son algo muy distinto al periodismo, así muchos, yo incluída, tengamos delirios de comunicadores sociales o de periodistas como tales, son algo más parecido a crónicas cruzadas con reality shows, son muy divertidos, sin embargo no creo que uno deba sumergirse tanto como tú lo propones, se corre el riesgo de desconectarse del mundo no informático que en últimas es el que alimenta el de la red, con todo y que ella ya tiene vida propia. Me parece muy interesante, hasta orgullosa me siento, de poder decir que la red no sólo afecta a mi vida sino que yo afecto a la de ella, por más minúscula que sea mi influencia.

Realmente habría sido muy interesante oír la opinión de gente como Víctor Solano en el primer blog que enlazas.

Otra cosa, todos los bloggers comenzamos diciendo lo que se nos viene en gana, pero la verdad es que nuestra paga está conformada por aceptación social, aprecio y demás cosas que se generan con las redes sociales que con gusto o no formamos bloggeando, por ende llega el momento en que la autocensura es inevitable, porque al ser conocidos por ciertas personas, algunas muy queridas, pensamos más de 2 veces las cosas antes de escribirlas.

El Marqués de Carabás dijo...

Pues para que sean verdaderamente periodísticos se necesita que sean escritos con el formato y la velocidad que el periodismo requiere.

Y un blog personal si acaso 'aguanta' la veracidad que se requiere en tal oficio.

Nuestro aporte es suficiente cuando la imaginación y la realidad se junten en un espacio de libre expresión escrita.

Elitrea dijo...

Teniendo poco conocimiento de periodismo, me atrevo a confesarte que yo todos tus blogs, y los del gato, siempre los he sentido desde mi ignorancia con unas fuertes connotaciones periodísticas.
Según lo consultado periodismo es:
o Recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad (aplica)
o Se debe recurrir a fuentes verificables o a su propio testimonio (aplica)
o Puede ser informativo, interpretativo y de opinión. (también me parece que aplica)
Finalmente siento que hay blogs más estructurados que otros que pueden ser percibidos como publicaciones pseudo periodistas teniendo en cuenta la seriedad con la que se escribe, la consulta de fuentes, la forma crítica de expresar la opinión o comunicar algo.

Y le veo un invaluable valor desde el punto de vista, ser un medio de expresión sin barreras y sin manipulación, donde el sujeto es libre para ser crítico a su contexto social, convirtiéndose en una fuente de información alternativa, rica y sin maquillaje.

lully desnuda dijo...

La blogosfera tiene su encanto en el sentido del periodismo ciudadano que cada día crece más. Pero lo relevante es, como bien lo mencionas, la libertad de expresión, la independencia. Diferentes perspectivas de análisis a las que nos tienen acostumbrados los medios tradicionales. Ahí está el secreto seductor que motiva a tener más lectores. Bueno, mi blog es personal pero el colectivo que tengo equinoXio, es una alternativa.

Besitos con aires de libertad!